Ocho apellidos vascos (yo 4)

Allá por el año 1812, en España, para disfrutar de los máximos grados de nobleza se debía demostrar que tus cuatro apellidos, ocho a ser posible, fueran de casas de hidalgos (el primer apellido es el primer apellido de tu padre, tu segundo apellido es el primer apellido de tu madre, el tercer apellido es el segundo apellido de tu padre y tu cuarto apellido es el segundo de tu madre, etc.).
En 1876, Sabino Arana, al fundar el Partido Nacionalista Vasco, copió esta idea diciendo que aquellos que tuvieran cuatro o más apellidos vascos eran sujetos dignos de toda confianza y podían ser reclutados sin problemas como miembros del PNV.
En 1993 el entonces presidente del PNV, Javier Arzalluz, mejoró la idea hablando del Rh negativo de los vascos.
Pero no, no voy a hablar de mis 4 apellidos vascos (todos por parte de padre) sino de una película española que vi en su día y que me gustó.

Película española dirigida por un grande de la comedia, Emilio Martínez Lázaro, donde se demuestra que si se quiere se puede hacer buen cine aquí en España.
Se estrenó en marzo de 2014 y en abril ya era la película española más vista y la segunda con más recaudación, en España.
video
El guión es de dos vascos, Borja Cobeaga y Diego San José, y me recordó al humor de "Vaya semanita" (programa originario de la televisión vasca pero que luego se ha emitido a nivel nacional donde los propios vascos se reían de si mismos).
La película está llena de tópicos vascos y andaluces demostrando que aunque los españoles del norte son diferentes del sur pueden entenderse perfectamente e incluso complementarse.
Me recordó a "Bienvenidos al norte", una película francesa que también habla sobre las diferencias que hay entre el norte y el sur de Francia
video

video
La interpretación corre a cargo de Dani Rovira (monologista del Club de la Comedia), Clara Lago (que hace de vasca pero que en realidad es madrileña), Carmen Machi (siempre hace de lo mismo) y Karra Elejalde (lo borda).

Los exteriores de la película fueron en varias localidades de Euskadi y Navarra: el pueblo de Argoitia no existe pero la casa de la protagonista se encuentra en Leiza (Navarra) y las escenas costeras fueron en Guetaria. La ermita de San Telmo, que sirve de escenario para la boda, se encuentra en Zumaya.
Como anécdota decir que el bar sevillano de Los Muelles, donde se rueda las primeras escenas de la película, no está en Sevilla sino en Mondragón (Guipúzcoa).