¡Qué vienen los Reyes Magos!


En mi casa ya hace bastante tiempo que no somos "monárquicos".
Nos damos los regalos después de la cena de Nochebuena y como mucho el 6 de enero tenemos cada uno un detallito.

Recuerdo especialmente unas navidades; debía tener unos 6 años o menos. Mis hermanos y yo estábamos en casa de mis abuelos, con mis tíos y primos de más o menos las mismas edades.
En la tarde del día 5, tres de mis tíos, de pronto, se marcharon diciendo que se iban a comprar clavos.
A mí eso ya me pareció sospechoso. A qué santo ese día se iban de compras cuando las tiendas no estaban abiertas, los tres juntitos y sin ninguna necesidad pues no había nada que clavar.
Seguí sospechando cuando ví que pasaba el tiempo y no venían.
A todos los niños nos enviaron a la cocina a cenar y mientras, ellos, sigilosamente regresaron a la casa y se disfrazaron de Reyes Magos.
De repente, todos oímos ruidos misteriosos. Ni qué decir tiene que había adultos con nosotros que nos ponían en situación y a los que yo miraba con recelo y sospechas.
Nos llevaron a todos los niños al patio de la casa y por las escaleras, que llevaban a la terraza, vimos cómo bajaban tres figuras envueltas por colchas y turbantes hechos con toallas y sospechosamente parecidas a mis tíos.
Ahí ya no tenía dudas, ¡eran mis tíos disfrazados!
Yo alucinaba porque pensaba que era la única que se daba cuenta de ello.
Mientras tanto, una tía y mi madre me regañaban por ver lo evidente y me mandaron callar, sin dejarme siquiera explicar lo que veían mis ojitos, amenazándome con que si no era "creyente" los Reyes no me iban a dejar nada.
Me sentí tan incomprendida que no hice nada y me mantuve en un rincón dejando que los "panolis" de mis hermanos y primos siguieran con el teatro que se estaba montado en el patio de la casa de mis abuelos.
Para mí esos momentos fueron crueles. No disfruté nada y tan solo se me olvidó cuando posteriormente vi, que a pesar de todo, los Reyes Magos, o sea mis tíos, sí me dejaron los juguetes que había pedido en mi carta, mandada dos días antes por correo y sin sello.