Vuelta a la normalidad



Se acabaron las navidades y toca recoger y empaquetar todos los adornos navideños.
Pasaron días de mucho comer, reunirse con la familia y empaparse del espíritu navideño.
Ahora toca hacer dieta, volver al trabajo y empezar a plantearse cambios en tu vida que hasta ahora ibas retrasando.





Es curioso pero así como en las vacaciones de verano hay un síndrome pos-vacacional, en las vacaciones de navidad hay un síndrome de querer volver a la normalidad.
A mí me pasa que llega finales de noviembre y estoy deseando la llegada de la Navidad.
Me encanta preparar la casa para estas fechas pero llega el 7 de enero y mi cuerpo me pide volver a la rutina, a los horarios regulares y a las comidas sanas.