Un despropósito detrás de otro

Podría remontarme más atrás con la celebración del referéndum en 167 municipios catalanes en el 2009 organizado por asociaciones independentistas catalanas; pero creo que el principio de los despropósitos institucionales fue en el 2012 cuando el Presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, firmaron con toda solemnidad un acuerdo (Acord per a la transició nacional) por el que se comprometían a convocar una consulta para que el pueblo de Cataluña pudiera decidir si quería constituirse en Estado.
Continuó el despropósito en enero del 2013 con la declaración soberanista aprobada por el Parlamento catalán y que el tribunal constitucional en marzo de ese mismo año dictaminó que era anticonstitucional (Cataluña no es soberana).
En diciembre del 2013 siguió otro despropósito cuando, el Presidente de la Generalitat Artur Mas, anunció que la consulta sería el 9 de noviembre del 2014.
Con este anuncio se materializó la cortina de humo que a mi modo de ver había sido lanzada para que los catalanes no se dieran cuenta de lo "divinamente" que viven en Cataluña, fritos a impuestos (de sus propios gobernantes, que no del Gobierno central).
No hay que perder de vista que las elecciones al Parlamento de Cataluña se celebrarán el 25 de noviembre de este año.

video
Entrevista que realiza Jordi Évole, presentador catalán 

Seguimos con más despropósitos con el acontecido el 19 de septiembre cuando se aprobó en el Parlamento de Cataluña la Ley de consultas populares no refrendarias y participación ciudadana para dar cobertura legal a la consulta del día 9 de noviembre.


Y acabamos con el más esperpéntico de todos los despropósitos que ha sido este sábado, 27 de octubre, cuando el Presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha firmado, con todo boato, el decreto de convocatoria de la consulta soberanista.


Nuestros ojitos y nuestras orejitas aún verán y oirán más.